El delito de pertenencia a un grupo criminal no exige el contacto personal ni la presencia necesaria de todos sus integrantes