Un policía local evita la muerte de un niño en el cementerio de Pinos Puente (Granada)

Posted on Actualizado enn

Gerardo Fernández es una de esas personas capaces de enterrar el mito de que lo milagros no existen. Al menos los protagonizados por los humanos sí tienen sitio en este planeta. Este policía local de Pinos Puente evitó que un menor de tres años pereciera por muerte súbita el pasado día 1 de noviembre, cuando acompañaba a su familia en una visita girada al cementerio pinero.

Gerardo y Carlos, su compañero de servicio ese día,se encontraban en la puerta del camposanto en un día donde más de un millar de personas visitaron este recinto para honrar a sus familiares o amigos fallecidos. «De repente, comenzamos a oír gritos y chillidos dentro del cementerio, lo cual nos alertó bastante y entramos corriendo».

Los dos policías se encontraron con un grupo de familiares de etnia gitana lamentando con llantos y gritos el desvanecimiento de un niño de tres años. «Lo traía en brazos un familiar y le trataba de hacer el boca a boca, pero no se lo estaba haciendo bien. Le pedí que me lo entregara para practicarle reanimación cardiopulmonar (RCP) y al final cedió, confió en nosotros y pudimos actuar».

Un policía local evita la muerte de un niño en el cementerio de Pinos Puente (Granada)

El policía local entra al cementerio donde ayudó al menor. :: IDEAL

Mientras Gerardo iniciaba las tareas de RCP su compañero trataba de rebajar la tensión del momento. «Fueron unos minutos muy intensos. Mi compañero fue a por el coche patrulla, porque no teníamos tiempo de esperar a una ambulancia».Mientras tanto, Gerardo no paraba de practicarle masaje cardiaco y hacerle el boca a boca, pero el pequeño Sebastián no daba señales de vida: no tenía pulso y los ojos los tenía idos hacia atrás.

Los dos agentes se toparon con otro imprevisto antes de marchar hacia el centro de salud de Pinos Puente. Todos los familiares querían montarse en el coche de la PolicíaLocal para acompañar al menor. Finalmente fue uno quien se montó delante y Gerardo en el asiento de atrás continuaba practicándole las tareas de reanimación (masaje cardiaco, boca a boca con el cuello erguido) al menor. Si el flujo sanguíneo se detiene se puede presentar un daño irreversible al cerebro y por ello la reanimación cardiaca permite que se mantenga la circulación y la respiración.

El pequeño Sebastián comenzó a dar señales de vida poco antes de llegar al centro de salud. «Movió los ojos y le volvió el pulso faltando diez metros para llegar al centro de salud.Una vez allí, los médicos ya comenzaron a asistirlo. Nos dijeron que cuatro minutos más en llegar y el menor no la hubiera contado».

Uno de los primeros familiares en extender la mano en señal de gratitud a Gerardo y a Carlos fue un joven de 23 años que cuarenta días antes fue denunciado por la Policía Local por una infracción de tráfico que terminó con insultos contra los agentes. «Resultó muy gratificante este gesto por tratarse de una persona con la que tuvimos un pequeño problema un mes y pico antes. El joven fue el primero en llegar al centro de salud y no pudo reprimir sus lágrimas».

El pequeño fue trasladado al HospitalMaternoInfantil ese mismo viernes, pasadas las dos de la tarde. Cuatro horas después, sufrió una parada cardiaca de la cual se ha podido reponer y en estos momentos está pendiente de recibir el alta médica para volver a su casa. No se sabe bien qué le ha podido ocurrir, si lo sufrido ese viernes es consecuencia de unos cuadros febriles que sufrió el día anterior o de alguna patología congénita. Gerardo y su compañero tienen mucha culpa de que Sebastián siga vivo.

Este Policía Local, que también tiene una hija pequeña, logró rescatar hace un año a un bebé de pocos meses en medio de una trifulca en un domicilio de Pinos Puente.El progenitor pegaba a su esposa, mientras el bebé estaba tirado en el suelo y desnudo. «Han sido los dos servicios más importantes que he tenido».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .