La Policía Local custodia una gallina en objetos perdidos

Posted on Actualizado enn

¡¡¡SURREALISTA!!!

—————–

Tranquilo, querido lector. Nadie le está tomando el pelo con el titular que ha leído. Ni la Policía Local ni el informador que firma la noticia se han vuelto locos. Todo lo contrario, el hecho que encierra ese mismo titular constituye un ejemplo del cumplimiento de un deber. Primero, el de un particular, el particular que se acercó un día, a últimas horas de la tarde, a las dependencias de la Policía Local con una gallina que había encontrado en la calle. Luego, el de los agentes, que se hicieron cargo de ella y, al estar cerrado el departamento de objetos perdidos, se quedaron con ella, en custodia, en la Sala de Operaciones del 092 hasta que, de mañana, el ave fue trasladada al Centro Zoosanitario. Ocurrió hace ya unos meses y, dejando el caso como mera anécdota, no se ha querido dar más detalles como, entre otros, qué picoteó durante esas horas, cuántos huevos pudo poner y si llegó, con lo caprichosas que son las gallinas y su aprecio por los suelos limpios, a dejar sus huellas en el pulido pavimento de la Sala.

Su paso, si no fuera por esta información y por la fotografía que algún agente guarda como recuerdo, quedaría simplemente en eso, en una anécdota, una más de las ocurridas en ‘Objetos Perdidos’ y que se sumaría a los casos similares sucedidos con burros, cabras, ponys y algún que otro mono, si es que no falla la memoria porque, con toda seguridad, no hubiera quedado constancia en ningún archivo. No son anécdotas, sin embargo, las historias que guarda la mayoría -por no decir la totalidad- de los objetos que se custodian y almacenan en esta oficina. Tal vez la única, porque la Policía Nacional no cuenta con esta sección y bien remite al ciudadano a la Policía Local o los propios agentes se hacen cargo de los objetos entregados para luego llevarlos a ese almacén. Lo hacen también otras instituciones y organismos, como Renfe, según explica José Palenzuela, el policía responsable de ‘Objetos Perdidos’.

La Policía Local custodia una gallina en objetos perdidos

La gallina, durante su estancia nocturna en la Sala del O92.

Extravíos

«Es una verdadera satisfacción, de verdad, es posible que lo hayas notado en mi cara, una verdadera satisfacción cuando una persona se acerca aquí y, tras las comprobaciones necesarias, el objeto que se ha recogido se puede proceder a su devolución», asegura con toda la profesionalidad del mundo y, efectivamente, hasta tres veces se pudieron contemplar esos hechos y tal satisfacción. A dos señoras, tras lanzar un grito de alegría, solamente les faltó echarse en los brazos del agente, un joven no puso reparos a posar ante las cámaras sobre todo al cortar el proceso de la remisión de la cartera perdida -ya estaba en camino de Correos- para entregarla en mano y una anciana hasta bromeó por las diferencias entre la foto -30 años- que guarda en la cartera recuperada y su imagen actual -83-.

«No se sabe cómo se pueden perder estas cosas o muchas de ellas, al menos. Solamente podemos hacer hipótesis», sostiene José Palenzuela. Y es verdad. Se pierden las llaves de un Mercedes y su dueño se queda tan tranquilo sin acudir a esta oficina. ¿Y qué pasa cuando lo que se pierde es un documento nacional de identidad, unas gafas graduadas, una bolsa de la compra con productos para la comida de varias semanas, una chaqueta de piel en buen estado, un rolex con autenticidad verificada por la propia Policía Local en una joyería, un citizen de oro, colecciones enteras de piezas de bisutería, un iPhone última tecnología nacarado, un taladro y un martillo, un trípode, un limpiaparabrisas aún en su estuche, sin estrenar? ¿Y quién puede haber perdido un documento nacional de identidad de un almeriense nacido en 1880 (tendría ahora 133 años) hecho en Almería por el equipo 89 en agosto de 1 951, ‘no sabe’ en el espacio de la firma y un domicilio que ya no existe?

Recuperaciones

Pues todos esos objetos son únicamente una mínima parte de los almacenados, tal vez por ser más llamativos, como ‘llamativo y sorprendente’ resulta, según precisa José Palenzuela, que «nunca se entrega una cartera con dinero» o, según matiza otro compañero, alguna vez, y casi tocan las campanas arrebato, llevan algún céntimo de euro porque se ha quedado atrapado en las arrugas de la misma cartera. Aparte del robo que termina luego en una papelera, en un banco o en medio de la calle, entre las hipótesis figuran desde un descuido hasta el abandono precipitado y lo más despistado posible de una persona que atisba un coche de policía cuando lleva material que no puede justificar con facturas.

Frente al desconocimiento de las causas de pérdida, existe una total entrega a la hora de intentar la devolución. «Utilizamos todos los medios a nuestro alcance», afirma el agente responsable, que solamente echa en falta más accesibilidad al Catastro. No hay problema cuando en el objeto entregado aparece algún signo de identidad, aunque el afectado no vaya a recuperarlo tras la notificación, como en casos de personas que viven lejos. En supuestos de residentes en la capital y la provincia, se remite incluso el mismo objeto.

Otra cosa es que no se dé ni la menor pesquisa para topar con el dueño y todo dependa del perdedor. Aún puede aparecer una tercera posibilidad más, la que pasa por conocer la identidad del propietario, notificar la recogida del objeto perdido y el dueño optar por olvidarse del mismo ante las consecuencias que podría tener de reconocer todo el contenido, por ejemplo, de una cartera o de un bolso. Ya como anécdota, en algunos casos que sí han pasado a la recogida, no se ha preguntado por las faltas que detectan en las carteras o los bolsos tal vez por una cierta vergüenza.

La devolución no se hace así como así y con una total confianza en el reclamante, aunque se presente tras la notificación de la Policía Local. El agente comprueba los datos del reclamante con los del objeto e incluso la identidad del propio reclamante. En el caso de que algún detalle chirríe, desde ‘Objetos Perdidos’ se exige una denuncia previa por el reclamante ante la Policía Nacional. Se ha dado el caso de alguien que hizo todo lo posible por llevarse unas gafas.

http://www.ideal.es/almeria/v/20130914/almeria/policia-local-custodia-gallina-20130914.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.